¿Cómo hablar de sexo con nuestros hijos adolescentes?

sexo

Herramientas para enfrentarse a la ‘temida’ charla sobre sexo.

Un sábado más te traemos un nuevo artículo de Nano López. El coach para organizaciones y adolescentes nos habla esta semana de cómo tratar el tema del sexo con nuestro hijos adolescentes, una parte muy importante de su educación que no debemos dejar pasar por alto. Muchos padres acuden a profesionales para consultarles un tema que les preocupa, sobre todo cuando llega la época preadolescente de sus hijos. ¿Cómo enfrentarse a la ‘temida’ charla sobre sexo?

Para empezar, ¿existe el momento perfecto para encarar la conversación? Como padres, resulta complicado asumir que los niños crecen, que un día están aprendiendo a leer y casi al siguiente salen con amigos y necesitan aprender a ser personas sexualmente responsables. Algo que recalco siempre, independientemente del tema a tratar, es que, en las relaciones familiares con los hijos, lo importante es establecer canales de comunicación basados en la confianza y el respeto.

Podéis leer el artículo completo, aquí.

No tenga piedad con su hijo cuando juegue al parchís

ganar

Dejarles ganar parece el camino más fácil para hacerles felices, pero a largo plazo puede ser un error. Así les afecta psicológicamente una falsa victoria.

Es seguramente una de las frases más lapidarias de nuestra infancia: “Hay que saber perder”. Cuando somos adultos ya lo sabemos e intentamos asumirlo con mayor o menor elegancia, pero cómo nos escocía cuando, siendo niños, comenzamos a escucharla de un día para otro, tras estar acostumbrados a saborear siempre las mieles de la victoria. La manía de muchos padres, tíos y abuelos de dejar ganar al niño resulta no ser una buena idea y puede pasar factura después, según explican los expertos.

Muchas veces, cuando jugamos contra un niño nos da no sé qué que pierdan y fingimos una derrota. Esto, que quizá se utiliza para levantarle el ánimo o para evitar rabietas o partidas interminables, puede resultar perjudicial, ya que arrebata al niño la posibilidad de desarrollar estrategias psicológicas y de comportamiento que son necesarias para competir de forma real y minimizar el disgusto de haber perdido.

¿Por qué nos empeñamos los padres en edulcorar la realidad? ¿Tan grave es perder que evitamos que los más pequeños se enfrenten a esa experiencia? “Muchas veces los adultos pierden de vista cuál es la intención de las decisiones que se toman a la hora de educar a un niño. Estamos viviendo la época de facilitémosles todo sin pensar en las consecuencias”, explica Nano López Romero, coach especializado en preadolescentes, adolescentes y padres.

Podéis leer el artículo completo en BuenaVida, de El País.

Pautas para evitar que tus hijos beban

nin%cc%83osbeber

Tanto para ti como para tus hijos. “Somos un fiel reflejo para ellos, y todo lo que nosotros hagamos se quedará grabado dentro de su disco duro”, señala Nano López, coach experto en adolescentes. Debemos tener muy claro que, si tomamos alcohol delante de nuestros hijos, eso puede traer consecuencias. Si nosotros hacemos lo contrario de lo que queremos enseñarles, el mensaje les llegará distorsionado.

Por otro lado, debemos favorecer actividades alternativas a las de divertirse consumiendo alcohol con sus amigos: organizarles planes para salir al campo o fomentar que practiquen algún deporte ayudará muy positivamente a que nuestros hijos no vean en el alcohol el único recurso para evadirse y pasarlo bien.

El artículo completo, aquí.

¿Hasta que punto es bueno ser siempre una persona sincera?

verdad

Es muy corriente escuchar a las personas destacar como uno de sus valores principales el ser sincero. Sin embargo, debemos entender en qué consiste exactamente ese rasgo, ya que muchas veces es más perjudicial de lo que pensamos. Ser sincero no significa decir lo que uno siente tal y como lo siente. Más que nada porque olvidamos que, sin darnos cuenta, no ponemos ningún filtro al expresar nuestras ideas en voz alta, y esto provoca que muchas veces saltemos al vacío de manera inconsciente.

Vamos andando por la vida tratando de ser sinceros y, al menos a mí, en más de una ocasión, me ha causado más de un problema. Y esto no es porque quiera que me valoren como una persona honesta, sino porque, la mayoría de veces, creo que soy más yo mismo si digo lo que pienso.

Podéis leer el artículo completo publicado en CHANCE, aquí.

¿Cómo evito que mi hijo sea un maltratador?

nin%cc%83os

A veces reconocemos en nuestros hijos determinadas actitudes que nos asustan y en las que no reconocemos, en el joven que tenemos delante, al pequeño niño que intentamos educar en los mejores valores, ¿qué podemos hacer entonces?

Con motivo del Día Mundial contra la Violencia de Género me he hecho la siguiente reflexión: ¿Somos realmente conscientes y responsables de lo que ocurre a nuestro alrededor? ¿Hacemos algo por cambiarlo o evitarlo, o simplemente somos meros espectadores?

Lo mismo ocurre con la violencia de género. Pensamos que es un problema de otros, que nos es ajeno. Pero es uno de los temas que constituye una verdadera lacra en nuestra sociedad, y la sociedad la formamos todos. Hay padres que piensan que a sus hijas no les va a pasar, pero la realidad es que el problema se está normalizando entre los jóvenes y que determinadas actitudes no las consideran un abuso. Yo mismo me he quedado asombrado al comprobar que alguna de las chicas con las que trabajo ha sufrido violencia de género.

Podéis leer el artículo completo en Ser Padres.